Aún me pregunto..

Al momento de encontrarse en el punto de decidir si vale la pena o no continuar con estudios profesionales, el último pensamiento que pasa por la mente es: ¿Es posible reprobar en estas alturas? Y la respuesta es sí.
Es posible que una persona que dedica más de tres horas por semana a una clase en la institución, más llevarse tarea a casa y dedicarle otras tantas horas a tutoriales , blogs , libros, revistas y hasta asesorías personalizadas, repruebe una materia porque no le entendió y no se le permitió tener dudas ni retroalimentación en clase….
¡Es posible!
Mi proceso escolar de maestría ha sido menos que satisfactorio tanto escolar como personalmente. Mi proceso fue de represalias continuas y amenazas, por lo menos una vez por materia impartida al semestre, y estamos hablando de que cursé una maestría en psicología. Uno pensaría que los psicólogos saben cómo motivar a su gente, pero una vez más la respuesta a esto es decepcionante, y  ahora me encuentro, a un brinco de terminar y de comenzar a aplicar lo aprendido, una vez más viendo el panorama de esta elección que hice de continuar mis estudios, preguntándome de nuevo si valió la pena….