Cómo nos sentimos relacionados con la Naturaleza?

Hola a todos!

En este espacio compartiré los resultados de una encuesta en línea que se realizó como parte de la prueba piloto de uno de los 3 instrumentos que se utilizaré para mi proyecto de tesis, titulado “La relación Ser Humano – Naturaleza: Sus efectos en el estudiante universitario” para obtener el título de Maestría.

El instrumento utilizado fue el de Conectividad con la Naturaleza (CNS) de Mayer y Frantz (2004), compuesto por 14 ítems con respuestas tipo Likert de 5 puntos, posteriormente adaptado a la lengua española por el Dr. Olivos Jara en Madrid (2011).

En esta prueba piloto se ha enviado la encuesta en línea elaborada en GoogleForms la cual se puede accesar siguiendo el enlace:

http://goo.gl/forms/aXATg8XlD2

Se tomó una muestra de 17 participantes de la población de Monterrey, con una edad media de 29.82 años, de los cuales el 53% fueron mujeres y el 47% hombres. El 58% fueron egresados de la UANL, de los cuales el 41% eran empleados o trabajadores de alguna empresa o institución, 29.4% se distribuye entre estudiantes que también trabajan y el 17.6% entre personas con negocio propio.

Los resultados mostraron que un 73% de las personas encuestadas se sintieron altamente o muy conectados con la Naturaleza, el 16.34% se localizó en un punto intermedio o indeciso, mientras que el 10% se sintieron poco o nada conectados con la naturaleza.

Según un meta-análisis de Capaldi, Dopko y Zelenski (2014) se observó que las personas que son más propensas a la conectividad con la naturaleza pueden buscar más oportunidades para aprovechar los beneficios psicológicos asociados a la exposición la naturaleza, o, desde una perspectiva de la biofilia, satisfacer la necesidad de afiliarse a los demás seres vivos. En apoyo de esto, la conectividad con la naturaleza se asocia positivamente con el contacto con la naturaleza (por ejemplo, la frecuencia de tiempo al aire libre y en la naturaleza) y la interacción con otros seres vivos (por ejemplo, el tener mascotas), y hay evidencia que demuestra que la exposición a la naturaleza conduce a un aumento de la felicidad y el bienestar (Berman et al., 2012; Mayer et al., 2009; Nisbet, Zelenski, & Murphy, 2013).

Parte de este proyecto consta en utilizar un diseño cuasi-experimental, en la cual aplicaremos el tratamiento de exponer a los participantes (que en este caso serán estudiantes de licenciatura de nuestra Facultad) a sesiones en contacto con la Naturaleza, y aplicar los instrumentos antes y después del tratamiento, con el fin de observar los cambios efectuados en ese período.

Se buscará evidenciar los efectos de estar en contacto con la Naturaleza reflejados en las variables de Percepción de Restauración Ambiental, Percepción de Bienestar Psicológico y Percepción de Conectividad con la Naturaleza, esto con el fin de promover actitudes pro-ambientales y ecológicas, así como el diseño e implementación de mayores espacios verdes y de esparcimiento en nuestra Universidad.

barfuss_lokosana shtreetrunk

REFERENCIAS:

Berman, M. G., Jonides, J., & Kaplan, S. (2008). The cognitive benefits of interacting with nature. Psychology Science, 19, 1207–1212. doi: 10.1111/j.1467-9280.2008.02225.x

Capaldi, C.A., Dopko, R.L., & Zelenski, J.M. (2014). The relationship between nature conectedness and happiness: a meta-analysis. Frontiers in Psychology, 5, 976. doi: 10.3389/fpsyg.2014.0096

Mayer, F. S., & Frantz, C. M. (2004). The connectedness to nature scale: a measure of individuals’ feeling in community with nature. Journal of Environmental Psychology, 24, 503–515. doi:10.1016/j.jenvp.2004.10.001

Mayer, F. S., Frantz, C. M., Bruehlman-Senecal, E., & Dolliver, K. (2009). Why is nature beneficial? The role of connectedness to nature. Environment and Behavior, 41, 607–643. doi: 10.1177/0013916508319745

Nisbet, E. K., Zelenski, J. M., & Murphy, S. A. (2011). Happiness is in our nature: exploring nature relatedness as a contributor to subjective well-being. Journal of Happiness Studies, 12, 303–322. doi: 10.1007/s10902-010-9197-7

Olivos, P., Aragonés, J. I. & Amérigo, M. (2011). The Connectedness with Nature Scale and its relationship with environmental beliefs and identity. International Journal of Hispanic Psychology, 4, 5-20.

El fin de un ciclo

Hoy concluye uno de los años más ocupados y estresantes de mi vida, pero también uno de los que me han traído las mayores recompensas personales y académicas. Este día termina oficialmente mi primer año en la Maestría en Ciencias con orientación en Cognición y Educación, y una breve mirada en retrospectiva me permite sentirme orgullosa de mí misma y de cómo he estado enfrentando cada obstáculo en el camino.

Cuando comencé mi primer semestre, en enero de este año, me sentía totalmente aterrada. Me preguntaba si había elegido la maestría correcta, no porque dudara de mi interés en la ciencia, sino porque dudaba de mi capacidad y de mi preparación para enfrentarme a lo que se avecinaba. Cuando me mostraron las tasas de egreso y de titulación de la Maestría, mi miedo empeoró: eran muchos los estudiantes que desertaban durante el camino. Aun así continué. Ya era muy tarde para volver atrás.

Creo que lo más difícil de este proceso fueron los primeros meses. Mis carencias con el inglés eran notorias, y me tomaba mucho tiempo y esfuerzo realizar las lecturas de libros y artículos. Después vino el problema de elegir un tema para mi tesis. Sabía que quería estudiar algo relacionado con la educación en línea, pero el proceso de concretizar el proyecto fue más complicado de lo que pensé. No obstante, todo comenzó a tomar su curso alrededor de marzo. La práctica y la persistencia me ayudaron poco a poco a mejorar mi inglés, mientras que la lectura constante y el apoyo de mi directora de tesis me hicieron descender del mundo de la fantasía para definir un objetivo de investigación concreto y, sobre todo, factible.

Una vez superados los primeros obstáculos llegó la hora de enfrentar a un enemigo temido por la mayoría de los estudiantes de la Maestría: la estadística. Siendo egresada de una facultad fundamentalmente cualitativa, el término “cuanti” me causaba escalofríos. Con el apoyo de mi directora y de mis compañeros decidí comenzar a estudiar ese extraño mundo con sus campanas de Gauss y sus múltiples pruebas paramétricas y no paramétricas. Las vacaciones de Semana Santa sirvieron como introducción, en tanto que las vacaciones de verano fueron una serie de libros, videos tutoriales y ejercicios de estadística.

Fue así como comenzó agosto y con él llegó la sensación de familiaridad y de pertenencia. El edificio de posgrado parecía ahora un lugar acogedor y mis compañeros pasaron a ser mis amigos. El tiempo en clase era disfrutable y la convivencia con los otros, reconfortante. Siempre animaba saber que los otros tenían las mismas dudas, los mismos miedos, la misma sensación de no tener tiempo para realizar todo lo que queríamos. Encontramos un macabro placer en reírnos de nuestros tropiezos y raspones. Juntos comenzamos a estudiar estadística por las tardes, a ejercitarnos por las noches y a acompañarnos en las madrugadas en vela puliendo nuestros trabajos.

Los meses pasaron entre la elección, traducción y piloteo de escalas, entre trabajos finales y pretextos para festejar cualquier ocasión que se nos ocurriera. Al final no todos mis compañeros terminaron este ciclo, pero todos crecimos. Aún tenemos miedos y dudas, pero ahora sabemos que todo es cuestión de seguir el camino para no perderse. Entendemos que somos capaces de realizar todo lo que queramos, siempre y cuando sepamos establecer prioridades y organizar nuestros tiempos.

En lo personal, me siento complacida porque mi trabajo pasó de ser una masa deforme a un pequeño embrión con sus extremidades ya distinguibles. Me alegro de haber descubierto que lo “cuali” y lo “cuanti” no están peleados y que disfruto de ambos. Pero, sobre todo, estoy satisfecha porque concluyo un ciclo con la seguridad de que puedo mejorar tanto como yo quiera, de que hay muchas personas que ven una luz en mí aun cuando me siento en penumbras, de que el fin de este período sólo es el inicio de un año mucho más ocupado y estresante, y eso simplemente me encanta. ¿Qué le vamos a hacer? Supongo que todos los que estudiamos ciencias somos un tanto masoquistas.

Un poco de estadística en Maestría

En las maestrías en ciencias los alumnos nos topamos con la materia de estadística, la cual suele ser una materia un tanto complicada para muchos de nosotros. Una de mis hipótesis para esta dificultad es que salimos de licenciatura con muy poco conocimiento de estadística y si bien nos va, recordamos lo que es la media, moda y mediana.

Cuando llegas a tu materia de estadística nivel maestría, primero te presentan el programa estadístico SPSS, el cual al principio no entendemos nada; después  te comienzan a hablar de las correlaciones, la comparación de medias y que para cada una de esas existe una prueba diferente. Aparte que te debes de fijar en tus variables para saber cuál prueba usar y otras más cosas que nos aterrorizan.

Lo importante aquí es no caer en pánico, comprender a fondo lo que es la estadística y comenzar a quererla, porque no solo la necesitaremos durante la materia. Nos la vamos a seguir topando al llevar a cabo la metodología de nuestra tesis y en muchos proyectos que sigamos trabajando y consultando.

Una de las cosas que más se me dificultaron en lo personal era saber cuándo se iba a usar cada una de las pruebas y qué datos se tenían que reportar. Esta tabla yo la realicé antes de mi último examen para estudiar y me ayudó mucho. Tiene poca información de todo el proceso que se hace, pero para mí fueron puntos clave. Espero la entiendas y te sirva en algún momento.

 

Pruebas paramétricas

Pruebas no paramétricas

                                                                        Correlaciones
Pearson Numéricas Spearman Numéricas
(r=   p=) (rs=   p=)
      Comparación de media                                                      Correlación y comparación
T para una muestra Numérica / media eje Chi 2 Nominal u ordinal / dicotómica
(t=   gl=  p=) (x2=   gl=  p=) (Phi, o V de cramer=  p=)
     Comparación de medias                                                          Comparación de medianas
T para muestras independientes Numérica / variable de agrupación: dicotómica U de Mann Numérica/dicotómica
(t=   gl=  p=)   (Flevene=  p=) (U=   Z=  p=)
T para muestras relacionadas Numérica en primer tiempo/ la misma numérica en segundo tiempo Wilcoxon Numérica/ relacionada a través del tiempo
(t=   gl=  p=) (Z=   p=)

Aún me pregunto..

Al momento de encontrarse en el punto de decidir si vale la pena o no continuar con estudios profesionales, el último pensamiento que pasa por la mente es: ¿Es posible reprobar en estas alturas? Y la respuesta es sí.
Es posible que una persona que dedica más de tres horas por semana a una clase en la institución, más llevarse tarea a casa y dedicarle otras tantas horas a tutoriales , blogs , libros, revistas y hasta asesorías personalizadas, repruebe una materia porque no le entendió y no se le permitió tener dudas ni retroalimentación en clase….
¡Es posible!
Mi proceso escolar de maestría ha sido menos que satisfactorio tanto escolar como personalmente. Mi proceso fue de represalias continuas y amenazas, por lo menos una vez por materia impartida al semestre, y estamos hablando de que cursé una maestría en psicología. Uno pensaría que los psicólogos saben cómo motivar a su gente, pero una vez más la respuesta a esto es decepcionante, y  ahora me encuentro, a un brinco de terminar y de comenzar a aplicar lo aprendido, una vez más viendo el panorama de esta elección que hice de continuar mis estudios, preguntándome de nuevo si valió la pena….

5 aspectos a considerar para ingresar a un máster en ciencias en FaPsi

1. Debes saber que se te empezará a formar como investigador y se te enseñará el método científico para que lo apliques inicialmente y a la par de tu formación en una investigación que será tu tesis, la cual deberás entregar al finalizar tu maestría.

2. Desde antes de ser aceptado en el programa de maestría, tienes que ir pensando sobre qué tema te gustaría investigar. Tiene que ser congruente y afín al máster que has elegido. Te recomiendo no tener la intención de cambiar el mundo con tu tesis. Debe ser algo aterrizado, no tan pretencioso, o sufrirás en su realización.

3. El máster en ciencias no te especializa en un área determinada para el ejercicio profesional. Para ello están las maestrías profesionalizantes (las que no son en ciencias)

4. El comité de tesis te guiará durante la elaboración de tu proyecto y estará conformado por un director de tesis, un co-director (solo en algunos casos hay co-director, no siempre), y uno o dos revisores, todos ellos maestros o doctores que trabajan en la investigación; y un punto muy importante, tú no eliges a tu comité de tesis. Este te será asignado por la coordinación del programa.

5. El pase de las materias es de 80 y no puedes reprobar más de una materia durante todo el programa. Si dejas una materia, la tendrás que volver a llevar y pagar. En caso de tener beca, te será suspendido el apoyo debido a la reprobación.

En general mi experiencia al paso por la maestría fue muy buena; la recomiendo ampliamente.

Fin de semestre

Complicado es hacer investigación. Escuché por ahí decir que el método debe servir al problema y no al revés.

Para mí todo esto es “nuevo”: esquematizar, sintetizar, citar con formato APA y dar sustento teórico- empírico a las propuestas. Todo esto me ha costado  esfuerzo durante mi experiencia como estudiante de la maestría en Ciencias con Orientación en Cognición y Educación.

En el comienzo me fue complicado seguir el hilo esquematizado de la ciencia. Aun me cuesta el orden metodológico, parte a causa de mi personalidad, y quizá también como fruto de mi formación en psicología  dentro del área clínica.

Una maestría  exige fortaleza; es  difícil mantenerse firme cuando las cosas no marchan bien. Pero hay “motivos” que salvaguardan. En mi caso son los que me impulsan en todo momento, con títulos o sin ellos, dentro del aula o no; lo que me motiva es el conocer. No pretendo tomar partidos ni casarme con teorías, sino mantener la duda, proponer, e intentar crear algo con ella.

Sin embargo, a diferencia de lo que creí algún día de la “psicología científica”, me he llevado algunas sorpresas, porque es así: “Saber” de ese arte de la ciencia, esas maneras de hacer-deshacer  ideas, para que no queden solo intenciones; saber proponer constructos internos y mezclarlos con  otras propuestas, y entonces intentar construir  para lo social, lo humano.

La psicología en nuestra Universidad necesita disciplina, interés, amor, piezas fundamentales del logro académico y personal. Lo que nos queda como alumnos es el intento sostenido, no flaquear, sacar la casta en los momentos difíciles, en esos en lo que te sientes incompetente, que sabes que no sabes mucho ni nada, cuando todo se confunde más en tu cabeza y tristemente te reconforta el saber que todos lo que pasan por un posgrado tienen experiencias similares, y eso es señal de buen camino, pues del caos y la confusión también se germina.

Mi tema de investigación es en la línea de desarrollo infantil, específicamente en el área de memoria autobiográfica en su momento de emergencia y desarrollo inicial. Es un tópico que me apasiona. Hace referencia a esa capacidad humana, la de más alto logro filogenético y ontogenético, esa capacidad de viajar en el tiempo mental. Implica la identidad, la narrativa de vida; la delimita un contexto sociocultural.

El tema (desde lo cognitivo-conductual) no está muy trabajado en nuestro país, y me siento contenta de estar en tierra joven y fértil. Investigar acerca de este tema me ha ayudado a trabajar la paciencia,  pues Roma no se hizo en un día.

Independientemente de no tener la tesis lista en este “momento de entrega” con números y estadísticas,  tengo dudas, que me despiertan  propuestas, las que aprenderé a fundamentar más a fondo y de manera esquematizada como le gusta a la ciencia, para conquistarla, para “pretenderla”, para enamorarla.

Justo  hoy estoy en Buenos Aires, en el CIIPME, que es un centro de investigación importante por acá. Realizo una pasantía de investigación y me siento contenta de estar aprendiendo de gente experimentada.  También creo que la construcción del conocimiento en nuestro campo, el de la psicología,  se fragua lento. Y más cuando se pretende “hacer algo” con lo que se investiga. Ahora realizo investigación básica, pero yo pretendo la aplicada. Eso me motiva; aunque no sea inmediato, sé que llegará.

A los compañeros que estén pensando en hacer una maestría, no lo duden tanto, es una experiencia importante de construcción interna, llena de retos, que una vez cumplidos seguro llenan de alegría y orgullo.

Solo un detalle, háganse la pregunta ¿Para qué quiero una maestría? ¿Para lograr estatus? ¿Para obtener una mejor paga? ¿Para conocer? ¿Para qué? ¿Por qué? …………………………………………. Estoy casi segura que su respuesta será un predictor del matiz de la experiencia y  sus resultados.

¡Saludos desde acá!

10628060_10152698382530480_7626727455583480594_n

Para prevenir deudas en la maestría…

Cuando entré a la maestría pensé que al conseguir la beca CONACYT no tendría que preocuparme por el dinero, o al menos, no por el de la inscripción y materias. Pero esto no fue así. Si realmente no quieres preocuparte por el dinero a lo largo de tu maestría tendrás que administrarte bien. Aquí te dejo algunos ejemplos de lo que debes considerar:

  1. Debes tener en cuenta que cuando te inscribes a un posgrado, nadie te puede asegurar que obtendrás la beca. Y esto lo sabrás dos meses después de iniciado el semestre.
  2. Para esto, ya habrás tenido que pagar la inscripción, cuota interna, y por lo menos, una materia. Por lo que te aconsejaría que cuando decidas estudiar tu maestría comiences a ahorrar algo de dinero para cubrir los primeros gastos que son de alrededor de 13 mil pesos.
  3. También considera dentro de ese ahorro, tus gastos personales, de transporte y libros, pues cuando obtienes la beca, uno de los requisitos es que no trabajes.
  4. La beca te llegará de manera retroactiva. Con ese dinero, podrás pagar el resto de las materias, así como las deudas que hayas generado.
  5. Recuerda que el próximo depósito te llegará dentro de un mes, por lo que debes considerar tus próximos gastos.
  6. Cuando salgas de vacaciones debes ser muy organizado y recordar que aunque te sigan depositando el dinero de la beca, no te puedes gastar el dinero en lo que desees. Necesitarás ahorrar para pagar la inscripción, la cuota interna y las materias del siguiente semestre. Ten en cuenta que estos gastos aumentan cada inicio de clases.
  7. En segundo y tercer semestre te será más fácil administrarte, mientras no gastes el dinero de la beca durante vacaciones.
  8. Cuando vayas a entrar a cuarto semestre, recuerda que serán cuatro las materias que tendrás que pagar.
  9. Además, recuerda que debes ahorrar a lo largo de tu maestría para pagar los gastos de titulación e impresión de la tesis.

Obtener una beca, definitivamente te dará muchos beneficios, pero debes saber administrarte y considerar que sólo con la beca será un poco difícil mantenerte, por lo que te aconsejaría buscar otra beca dentro de la UANL, o ahorrar dinero con anticipación.