Experimentando con la duración de un MOOC

El año pasado la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León inició una aventura al adentrarse al escenario internacional de los cursos en línea masivos y abiertos (MOOCs, por sus siglas en inglés). La primera versión de un MOOC de Habilidades de Estudio, impartida en colaboración con la Universidad de Northampton (Reino Unido), nos dejó grandes enseñanzas y alentadores resultados. Sin embargo, vimos algo que es común en los MOOCs: Conforme pasaban las seis semanas del curso, íbamos perdiendo participantes. Terminó menos del 50%.

Si bien hay quienes arguyen que un MOOC no debe ser juzgado por los indicadores propios de la educación tradicional, tenemos el interés de incrementar la tasa de retención estudiantil. Era necesario cambiar algo. Decidimos experimentar con la duración. Si cada semana perdemos participantes, ¿qué pasaría si redujéramos la duración? ¿Qué pasaría si en vez de un MOOC de seis semanas tuviéramos dos de tres semanas cada uno? ¿Impactaría esto en la retención?

Con esta idea en mente, cambiamos ligeramente el diseño del MOOC. Lo dividimos en dos, los cuales actualmente se encuentran disponibles:

El 31 de marzo se cerrará el acceso a los cursos e iniciaremos el análisis de resultados. ¿Habrá diferencia? Estaremos reportando.

Anuncios

Evaluación del MOOC de Habilidades de Estudio

Mi proyecto de postdoctorado es sobre el diseño, desarrollo, implementación y evaluación de curso en línea masivo y abierto (MOOC, por sus siglas en inglés). En una primera etapa, la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León se alió estratégicamente con la Universidad de Northampton (en Inglaterra) para impartir juntos un MOOC de Habilidades de Estudio. Gracias a esta colaboración, pudimos utilizar la plataforma en línea Open Education Blackboard.

 

Realizamos un piloto del curso con 323 participantes, principalmente de México, Argentina y Colombia. Los estudiantes compartieron más de 2,100 mensajes en los foros de discusión. La retroalimentación fue primordialmente positiva. Más importantemente, hubo una diferencia estadísticamente significativa entre la autoeficacia de los participantes antes y después del curso. Estamos elaborando un artículo académico al respecto, donde ahondaremos en detalles.

 

Próximamente estaremos experimentando con diversas versiones del curso. Aun quedan dudas: ¿Qué tanto impacta la duración en la permanencia y desempeño en el curso? ¿Cómo podemos hacer del MOOC un proyecto sustentable una vez que termine el financiamiento? ¿Cómo debemos rediseñar el MOOC para hacerlo más efectivo? En una segunda etapa de mi proyecto, atenderé estas preguntas. Seguiré informando.

Rediseñando un curso

El pasado 2 de mayo iniciamos el curso en línea masivo y abierto (MOOC, por sus siglas en inglés) de Habilidades de Estudio en la plataforma Open Education Blackboard. Para nosotros, este curso, que realizamos en colaboración con la Universidad de Northampton (Inglaterra), representó un piloto, una nueva experiencia en el escenario de los MOOCs.

El diseño original del curso planteaba seis lecciones, repartidas a lo largo de seis semanas:

  1. Organización del Tiempo
  2. Notas Efectivas
  3. Búsqueda de Información Confiable
  4. Comprensión de Textos Académicos
  5. Formato APA
  6. Redacción Académica

Cada lección contaba con cinco actividades de práctica y un reto integrador.

A mitad del curso, una breve recapitulación y nos dimos cuenta de lo siguiente:

Casi un tercio de los participantes eran profesionistas, que buscaban refrescar sus habilidades de estudio. Decidimos adaptar nuestra idea original del curso a una audiencia más diversa, ya que inicialmente esperábamos estudiantes de primer ingreso. Esto implicó enfocarnos en pautas generales, que pudiesen ser comprendidas por un público general, para los temas de las lecciones.

La participación iba decayendo considerablemente conforme las semanas pasaban, como sucede en la mayoría de los MOOCs. Era importante actuar. ¿Qué hacer? Una alternativa que encontramos fue reducir el número de actividades, de seis a cuatro. Esto nos permitió enfocarnos en lo más relevante de cada tema. Asimismo, avisamos que otorgaríamos certificados de participación a las personas que completaran los retos de cada lección y contestaran las encuestas disponibles. Esperábamos que esto fuera un incentivo para los estudiantes.

El curso terminó el 10 de junio. Sin embargo, el acceso seguirá disponible hasta el 30 de junio. Los estudiantes con restricciones de tiempo pero ganas de continuar podrán ponerse al corriente.

Nuestros siguientes pasos son evaluar el curso y mejorarlo según la evidencia. Esperen más noticias próximamente.