Estrés Docente

“Todas las personas experimentamos alguna forma de estrés. Esta es la manera que tiene el cuerpo de responder cuando nos enfrentamos a una situación de riesgo, un choque emocional o cuando nos abruman las constantes demandas de la vida.”

work-2005640_1920

El estrés es un  fenómeno que va en aumento, afectando el bienestar físico y psicológico del individuo. La carga de trabajo y la falta de tiempo perjudican el desempeño y la satisfacción laboral del docente (Cirera, Aparecida, Rueda, & Ferraz, 2012).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 25% de los 75 mil infartos al año que se registraron en México son ocasionados por estrés laboral, actualmente el 75% de la población padece de estrés en los diferentes ámbitos laborales, posicionándose en 1º lugar a nivel mundial (Nieto & López-Martin, 2015).

La docencia se puede considerar como una de las profesiones que tienden a presentar un alto riesgo de estrés, esto debido al entorno de trabajo en el que se desempeñan, al ritmo acelerado de vida que llevan, la carga de trabajo, el tiempo insuficiente y las demandas sociales que le impiden realizar actividades que no logran superan sus expectativas, repercutiendo en la salud y calidad de vida (Ganin, 2013).

En nuestra sociedad, la educación tiene como función la socialización y la formación integral del individuo, recayendo toda responsabilidad en las instituciones educativas, por lo tanto el docente funge un papel importante en la formación académica del alumno, con sus acciones ayuda a construir conocimientos (León, 2011), ya que al propiciar una enseñanza de calidad logrará aprendizaje en el alumnado, la formación del docente, sus actitudes, sus concepciones sobre la enseñanza y el desempeño del mismo se vinculan al rendimiento escolar (Flores, 2017).

Estudios revelaron que los profesores en comparación con otras ocupaciones altamente estresantes, experimentaban una menor satisfacción en el trabajo y una salud mental más pobre comparada con la experiencia del estrés laboral. En uno de los estudios se evaluaron tres variables relacionadas con el estrés (bienestar psicológico, salud física y satisfacción laboral), los resultados revelaron que los maestros se reportaban más estresados con respecto al bienestar físico y psicológico y con niveles más bajos de satisfacción laboral (De Simone, Cicotto, & Lampis, 2016).

La edad y los años de experiencia profesional pueden ser algunos factores contribuyentes al riesgo psicosocial. Estudios revelaron que docentes más jóvenes y con poca experiencia laboral presentaban grados más elevados de estrés por no haber adquirido experiencia necesaria para controlar el trabajo y control de grupo (Galdeano, Godoy y Cruz, 2007).

En la mayoría de las instituciones educativas, desafortunadamente el bienestar emocional de los docentes respecto a las condiciones laborales es un aspecto que todavía no es muy bien entendido pero sobre todo no atendido, los profesores como figura principal en las escuelas están sujetos a serie de cambios debido a la transformación social de la enseñanza a través de la modernización educativa (Ruiz, 2016).

En México las autoridades educativas no tienen programas preventivos ni compensatorios en relación a esta problemática, se delega el asunto al ISSSTE y no existe registro de la cantidad de casos de enfermedades que puedan ser provocados por los niveles de estrés que presente un profesor (Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América, 2013).

Se realizó un piloto con docentes de diferentes niveles educativos y distintas zonas de Nuevo León con el objetivo de identificar el nivel de estrés que presentan los docentes, así como también conocer si los contenidos de la escala de estrés docente son apropiados y entendibles por los profesores.

La muestra estuvo conformada por 39 profesores (56.4% mujeres y 43.6% hombres), de los niveles preescolar (10.3%), primaria (46.2%), secundaria (33.3%), y licenciatura (7.7%). El 76% de los participantes trabajan en la zona metropolitana de Monterrey.

Se utilizó la Escala de Estrés Docente (Fimian, 1984) traducido al español, escala likert de 1 al 5 (Nunca – Siempre), consta de 49 ítems divida en 10 factores: administración de tiempo, factores de estrés en el trabajo, angustia profesional, disciplina y motivación, inversión profesional, manifestaciones emocionales, manifestaciones de fatiga, manifestaciones cardiovasculares, manifestaciones gastrointestinales, manifestaciones de comportamiento.

La aplicación se realizó de manera electrónica previo consentimiento informado.

De acuerdo a los resultados el 31% de los docentes participantes presentan un nivel de estrés significativo, el 64% se encuentra en nivel de estrés moderado y el 5%  poco significativo.

Diapositiva1Los factores mas significativos son administración de tiempo 14%, factores de estrés en el trabajo 13%, angustia profesional 12%, manifestaciones de fatiga 11%, disciplina y motivación 11% e inversión profesional 10%.

 

Diapositiva2En base a estos resultado se puede decir que los docentes identificados con niveles altos de estrés se encuentran muy sumergidos en su entorno laboral,  dejando a un lado otros intereses, no es suficiente el tiempo para realizar aquellas  actividades que la profesión le demanda, así como también el presentar fatiga por exceso de trabajo, sentirse agotado físicamente y emocionalmente ante la presión de papeleo que se le solicita y que a su vez encuentre en su entorno laboral situaciones no del todo satisfactorias, por ejemplo el control de grupo, el manejo de contenidos de la materia que imparte, entre otros.

Referencias 

Cirera Oswaldo, Y; Aparecida Dias, E; Rueda Elias Spers, V; Ferraz Filho, O; (2012). Impacto de los estresores laborales en los profesionales y en las organizaciones análisis de investigaciones publicadas. Invenio, 15() 67-80.

De Simone, S., Cicotto, G., & Lampis, J. (2016). Occupational stress, job satisfaction and physical health in teachers. Revue Européenne de Psychologie Appliquée/European Review of Applied Psychology, 66(2), 65-77.

Fimian, M. J. (1984). The development of an instrument to measure occupational stress in teachers: The Teacher Stress Inventory. Journal of Occupational Psychology, 57(4), 277-293.

Flores,  J. G. (2017). Características del profesorado y desempeño docente en aulas con alumnado de bajo nivel socioeconómico. Revista de Investigación Educativa, 35(1), 133-150.

Ganin N, K. (2013). Análisis de la relación entre las condiciones intrínsecas del trabajo y el Síndrome de Burnout en una muestra de docentes de Educación General Básica y Bachillerato de la ciudad de Guayaquil. Trabajo de Titulación previo a la obtención del Título de: Ingeniero en Administración y Marketing Estratégico. Universidad Casa Grande. Facultad de Administración y Ciencias Políticas. Guayaquil, 60.

Galdeano, H., Godoy, P., & Cruz, I. (2007). Factores de riesgo psicosocial en profesores de educación secundaria. Arch Prev Riesgos Labor, 10(4), 174-180.

Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América (2013). El estrés laboral en los docentes de educación básica: factores desencadenantes y consecuencias. México. Recuperado de: http://optisnte.mx/el-estres-laboral-en-los-docentes-de-educacion-basica-factores-desencadenantes-y-consecuencias/

León, G. L. (2011). Los profesionales de secundaria, como factores de riesgo en el síndrome de Burnout. Revista Electrónica Educare, 15(1), 177-191.

Nieto, D. A., & López-Martín, E. (2015). Satisfacción laboral del profesorado de educación secundaria. Revista de Investigación Educativa, 33(2), 435-452.

Ruiz, T. J. A. (2016). El bienestar emocional del docente. Revista de Educación Inclusiva, 9(2), 183-194.

Fortalezas de la Personalidad, Estrés y Ansiedad en Estudiantes Universitarios: Concepciones de los docentes universitarios

Dentro del marco de la Psicología Positiva, encontramos que  diversas técnicas han sido aplicadas en empresas, terapias psicologías, ambientes educativos etc. En este artículo nos enfocaremos en el campo educativo en algo que ha sido llamado “Educación positiva”.

En un estudio realizado en el año 2012 por Pavez, Mena  y Vera-Villarroel se encontró que  la felicidad y el optimismo si son funcionan como protectores,   para no experimentar altos niveles de ansiedad.  García-Ros, Pérez-González, Pérez-Blasco, & Natividad, en el año 2012  encontraron que el estrés afecta a la práctica académica  el sentirse sobrecargado de tareas y falta de tiempo, provoca un deterioro del nivel de ejecución académica, pero los alumnos con niveles inferiores de estrés tienen un peor rendimiento, mientras que quienes presentan niveles moderados obtienen mejores resultados. La ansiedad y el estrés son algunas de las actitudes a que un estudiante universitario presenta a lo largo de su preparación.  Linkins, Niemic, Gillham, y Mayerson en el 2013,   describen que actualmente se han llevado a cabo  investigaciones basadas en “carácter strenghts” o fortalezas de las personalidad basadas en la intervención en el aula, lo que ha  tenido resultados positivos en las emociones positivas, relaciones y metas, se propusieron  5 acciones para que se pudiera llevar a cabo lo anterior:

  1. Desarrollo de un lenguaje de fortalezas de personalidad
  2. Reconocer las fortalezas de los demás
  3. Identificar y percibir nuestras propias fortalezas
  4. Practicar y aplicar las fortalezas
  5. Cultivar las fortalezas en un salón de clases

Ayudar a los estudiantes a construir su personalidad basada en fortalezas los ayudara en su vida académica.

Para el presente artículo se analizaron las concepciones de los docentes universitarios sobre dos fortalezas: optimismo  y auto aceptación incondicional este último término propuesto por Ellis que quiere decir  aceptarse a pesar del que dirán, reconocer que uno es valioso  por el hecho de ser persona y estar vivo. Tambien se analizaron el estrés y la ansiedad.

La muestra estuvo conformada por 10 docentes universitarios, del estado de Nuevo León, y el estudio fue de tipo mixto con datos cualitativos y cuantitativos  y exploratorio.  Al analizar los datos cuantitativos se encontró lo siguiente.

Todos los docentes opinaron que el optimismo es necesario en la vida academica de estudiante, siguiéndole la autoaceptacion incondcional, el estrés y finalmente la ansiedad.

Los docentes opinaron que el optimismo es necesario en la vida académica de estudiante, siguiéndole la autoaceptación incondicional, el estrés y finalmente la ansiedad.

Para los docentes lo que genera un mayor rendimiento académico es el optimismo, y lo que genera un menor rendimiento académico es al ansiedad.

Para los docentes lo que genera un mayor rendimiento académico es el optimismo, y lo que genera un menor rendimiento académico es al ansiedad.

A pesar de que el sentir optimismo puede ayudar a aumentar el rendimiento académico y la ansiedad lo disminuye, para los docentes entrevistas todas las actitudes y fortalezas son experimentadas en niveles muy parecidos.

A pesar de que el sentir optimismo puede ayudar a aumentar el rendimiento académico y la ansiedad lo disminuye, para los docentes entrevistados todas las actitudes y fortalezas son experimentadas en niveles muy parecidos.

Analizando las gráficas,  el optimismo es algo que los estudiantes si necesitan en su vida académica, y para generar las actitudes positivas en un aula es necesario que se generen estrategias de intervención  para lo  cual se les hicieron las siguientes preguntas:

Describa cómo podría  ayudar a sus estudiantes a controlar el estrés  en su entorno académico

  • 29% opinaron que es necesario que los estudiantes comprendan  los contenidos académicos.
  • 21% dicen que es necesario  que exista un equilibrio entre el  contexto personal y académico
  • 21% comentan que es necesaria la terapia psicológica o el programa de tutorías
  • 29% tomarían como medida orientar de forma personal a alumnos con sus inquietudes

Describa cómo podría  ayudar a sus estudiantes a controlar la ansiedad  en su entorno académico

  • 45 % respondieron que es necesario brindar las estrategias de afrontamiento necesarias
  • 33% consideran necesario que   los estudiantes asistan a  terapia o sean parte del programa de tutoría.
  • 22% mencionan que es importante que en cada tarea o proyecto se debe brindar la información necesaria.

Con este estudio exploratorio podemos observar que los docentes universitarios si consideran necesarias las actitudes positivas en los estudiantes y  reconocen que esto podría mejorar el rendimiento académico, además están conscientes de que estrategias  pueden tomar  para ayudar a desarrollar o mejorar estos aspectos en sus estudiantes. En un futuro se puede considerar que se generen intervenciones basadas en la  educación positiva en ambientes universitarios, con maestros y alumnos,  y no solo en educación básica.

REFERENCIAS

Linkins, M.,  Niemic, R., Gillham,  J., &  Mayerson, D., ( 2013) Through the lens of strength: A framework for educating the heart. Journal of positive psychology, 3-5

García-Ros, R., Pérez-González, F., Pérez-Blasco, J., & Natividad, L. (2012) Evaluación del estrés académico en estudiantes de nueva incorporación a la universidad. Revista Latinoamérica de Psicología, 44, 143-154.

Pavez P., Mena R., Vera-Villarroel, P. (2012) The role of happiness and optimism as a protector factor of anxiety. Universitas Psychologica, 11, 369-380.